15 oct. 2010

POSTALES DE UNA VIDA 1 Gardel–Sinatra


Cuando La Voz conoció al  Mudo.
 
        El relato referido al encuentro de Sinatra con Gardel, en Nueva York, es un  ejemplo del mecanismo que da nacimiento a las leyendas. A lo largo del presente artículo aclararemos cómo surgió dicho rumor que a día de hoy (agosto 2011) inunda buena parte de la red y que es dado por verdadero en múltiples medios gráficos y audiovisuales. 



Francis Albert Sinatra. Nació el 12 de diciembre de 1915, en New Jersey, el mismo día que Gardel recibió un disparo de muerte, en Buenos Aires.
       El 14 de mayo de 2008, con motivo de conmemorarse el 10° aniversario de la muerte de Frank Sinatra, muchos medios de comunicación publican su correspondiente reseña biográfica (por ejemplo: "Frank Sinatra, 10 años sin vos", Carlos Campana).

       Tomando como base los datos históricos aportados en tales crónicas, uno o varios autores anónimos re-escriben su propia versión, en la cual se asocia a Sinatra con Carlos Gardel. Para ello utilizan dos anécdotas: el encuentro de los artistas en Nueva York, en 1934, y el posterior homenaje de La Voz en el Abasto, durante su visita del año 1981.

       Dicha versión —que presenta a Gardel como propulsor de la carrera de Sinatra—, de inmediato adquiere gran difusión en internet. Se publica por primera vez en el blog http://elcuervorosarino.blogspot.com a principios del mes de  junio de 2009, aunque es posible que fuera recogida, a su vez, de otra fuente sin determinar. La autoría suele ser atribuida a un tal Ernesto Drangosch, que es en realidad el nombre de un virtuoso pianista y compositor argentino, fallecido en 1925, de modo que ni siquiera pudo ser testigo de las anécdotas descriptas; por tanto, debemos considerar que se trata de un autor o autores anónimos, ocultos tras un pseudónimo.

       Se exponen una serie de diálogos y situaciones, con un alto valor emotivo. Se cuenta que Gardel le dijo al joven Sinatra:

 "Mirá pibe, cuando yo tenía tu edad andaba por Buenos Aires tan perdido como vos andás ahora por Nueva York. Por lo pronto, ragazzino, aprovechá que estás aquí en la radio y anotáte en un concurso de cantantes que creo se llama Major Bowes Amateur Hour. Hacélo ragazzino, que con probar nada se pierde." Siguiendo tales consejos, se presenta al concurso organizado por la NBC… ¡Y gana el primer premio! A partir de entonces la voz del muchacho recorrerá todos los rincones del mundo. Ya en su madurez se concreta una gira por Buenos Aires y aprovecha para cumplir un ritual largamente postergado. Llega hasta una esquina del Abasto porteño y deposita en el suelo una amarillenta entrada radial, del año 1934. Con la vista elevada al cielo pronuncia estas emocionadas palabras: "Thanks for helping me to live, Mister Gardel" ("Gracias por ayudarme a vivir, señor Gardel").

 
       La historia resulta tan atrayente –y además rodeada de un halo de verosimilitud–, que su difusión fue exponencial, sobre todo gracias a la publicidad otorgada por una serie de emails en cadena enviados a través de Yahoo Boletín de Noticias durante los meses de julio y agosto de 2009. En ninguno de tales mensajes se aclara la fuente informativa. El bloggero venezolano Gerónimo Alberto Yerena Cabrera es uno de los primeros en publicarlo (Culturlib, 25  julio 2009). También lo cita el escritor uruguayo Carlos Alberto Maggi Cleffi (Diario Propuesta, Montevideo, 26 agosto 2009). 

      La semblanza de Gardel como propulsor de la carrera de Sinatra fue confirmada como auténtica por algunos importantes funcionarios; por ejemplo, Rodolfo Ghezzi, –miembro de la Academia Nacional del Tango– («Carlos Gardel descubrió a Sinatra», Diario La Razón, Madrid, 9 julio 2010), o Mario González, –destacado periodista, presidente de la Asociación de la Prensa Turística del Perú– ("Carlos Gardel y Frank Sinatra: una anécdota desconocida", www.portaldeamerica.com, 2  agosto 2010). 
       A partir de ese aval "oficial", se multiplican los medios de prensa que se apresuran en recoger la noticia y difundirla. Algunas de las notas publicadas: "Las vidas cruzadas de Gardel y Sinatra" (Diario 24, Tucumán, 23 julio 2010); "De Hoboken al Abasto o de cuando el Mudo sacó a La Voz del mal camino", (portal www.ahoraeducacion.com, 21 julio 2010);  "Gardel y algo más...", (revista norteamericana Tango Repórter, agosto 2010, ilustrada por el caricaturista Gustavo González); "¡Gracias, mister Gardel!" (Victor Fryc, periódico barrial Barrios del Sur, Buenos Aires, agosto 2010); en México "¿Lo sabían?" (www.r-evolución.mex, 11 octubre 2010), recientemente en Italia "Frank Sinatra: Carlos Gardel ma ha salvato la vita" (www.ultimatanda.it, 10 agosto 2011), etc. 

       La nota se difundió por radio en varias emisoras (por ejemplo, programa Efecto Tábano, FM Calf-Universidad 103.7mhz, Neuquén, 9 mayo 2011). Asimismo, la productora Buenas Ideas TV confeccionó un vídeo muy prolijo haciéndose eco de la información, y dándola como verdadera (16 marzo 2011):


  Hacer clic en PLAY (triángulo) para ver Video






Nancy Barbato
Motivos para dudar


      La verosimilitud de la historia se sustenta en su perfecta conjunción de fechas, escenarios, protagonistas y circunstancias... Si se tratara de un invento: ¿cómo es posible que los sucesos encastren con tanta precisión sobre la realidad?... Empero, a poco de profundizar, esa aparente solidez de la trama comienza a hacer aguas... se tambalea, y termina por desmoronarse.

      Veamos...

      En primer lugar, las publicaciones que retransmiten el rumor se limitan a copiar íntegra la versión original, sin modificar nada, sin añadir nuevos datos, sin citar fuentes o autores, sin presentar imágenes documentales, sin recoger el testimonio de testigos (por ejemplo, algún vecino del Abasto)... todo lo cual constituyen indicios de, al menos, poca solidez investigativa o de excesiva confianza en la fuente primigénia.

       Se nos plantea que fue Nancy Rose Barbato, primera novia y posterior  esposa de Sinatra, quien confesó la anécdota... Pero comprobamos que esas supuestas declaraciones jamás aparecieron publicadas en ninguna reseña, libro o entrevista periodística. (1)


       Otro dato, aún más contundente, es que todas las biografías de Sinatra coinciden en señalar que su vocación musical nació en 1933, tras asistir, junto con su novia, a un concierto del cantante Bing Crosby, en la NBC de Nueva York.  (2)

        Sobre tal circunstancia, hasta la popular Wikipedia confirma que junto "con Nancy vio actuar en 1933 a Bing Crosby en la que sería su última aparición sobre un escenario." Dos años después se presentó al programa radiofónico Major Bowes Amateur Hours, con un grupo llamado The Hoboken Four, ganando el primer premio y un contrato radial por un año.  (3)

       La conclusión es clara: el rumor estaría tergiversando la presencia de Sinatra y Nancy en el recital de Bing Crosby, reemplazando a Crosby por Carlos Gardel. 
Carlos Gardel, Bing Crosby y Frank Sinatra, ante los micrófonos de la NBC neoyorquina.

       Lo que posibilita la coherencia del cambio descripto, es que Crosby actuó en la NBC neoyorquina en 1933, mientras que Gardel lo hizo en la misma emisora entre fines de ese año y comienzos del siguiente. En 1935 ambos fueron convocados para el film de la Paramount: "Big Broadcast" ("Cazadores de Estrellas"), que reunía a las más prestigiosas voces de la radio. 

El joven Sinatra y Bing Crosby.
       Bing Crosby siempre declaró, en privado, su admiración por El Zorzal Criollo, de quien poseía una completa colección de discos; lo consideraba el quinto mejor cantor popular de todos los tiempos, sólo por detrás de Al Johnson, Tony Bennet, él mismo y Frank Sinatra (entrevista a Leo Balter, Diario Los Andes, 30 marzo 2008).  En presencia de los guitarristas de Gardel, Bing Crosby hizo el siguiente comentario: "Lo único que yo ambicionaría sería cantar para Nueva York como Gardel canta para Buenos Aires" (entrevista a José María Aguilar, revista Antena, Bs. As., 1950). 

Gardel en Nueva York, por Terig Tucci (1969).
      Otro elemento importante es el que planteó el investigador Ricardo Ostuni, en diciembre de 2009: Terig Tucci, testigo directo de las actuaciones en la NBC, nunca habló sobre un supuesto encuentro con Sinatra. Tampoco lo menciona en su libro de memorias: "Carlos Gardel en Nueva York", Webb Press N.Y., 1969. Cabe argüir que tal vez Tucci y los otros testigos posibles (Hugo Mariani, Alberto Castellano...) olvidaron aquél encuentro porque Sinatra era alguien desconocido entonces, uno más de los 1.300 espectadores que asistieron esa noche al evento. Pero esa excusa es insuficiente, pues Tucci fue el director musical de la NBC de 1930 a 1941, período en el que se inicia la carrera de Sinatra; de modo que volvió a encontrarse con él y con Nancy muchas veces más, tanto en NBC, como luego en CBS (de 1941 a 1949), en General Electric o en RCA. Por tanto, las ocasiones para que surgiera la anécdota fueron incontables, y Tucci se habría enterado primero que nadie. Siendo un cronista tan obsesivo por los detalles, difícilmente dejaría fuera de su publicación semejante primicia mundial.


      Como vemos, Sinatra y Nancy asistieron a un recital de Bing Crosby, pero, ninguna prueba existe de que presenciaran uno de Gardel, ni mucho menos de que hayan entablado un diálogo (¿en inglés? ¿en italiano?) con El Mudo. Por el contrario, lo que parece más lógico es que quien escribió esta historia sólo haya reemplazado a Crosby por Gardel e inventara todo lo demás.
Sinatra y Crosby (con sombrero) en CBS, cuando Tucci era director musical del Estudio.
      En referencia al ceremonial en el Abasto, se nos informa que tuvo lugar durante una tarde de agosto (sin especificar día y hora), y que Sinatra concurrió  en compañía de un agregado cultural de la embajada norteamericana, u otras personas (todas sin nombre), aunque también se suele decir que fue solo. Al llegar al emplazamiento del café O'Rondeman, esquina Agüero y Humahuaca, el cantor americano extrae del bolsillo una vieja entrada radial, guardada desde 1934. La deposita en el suelo (?) y realiza su particular agradecimiento, que incluye la interpretación de las estrofas de un tango (!).

       Resulta utópico creer que un icono del siglo XX se paseara por calles superpobladas, solo o acompañado por un séquito de escoltas, y que nadie lo reconociese, máxime teniendo en cuenta que en 1981 su rostro estaba presente en todos los telediarios, revistas y periódicos.  Además de los vecinos y acompañantes, deberían existir otros múltiples testigos: productores, personal del hotel donde se alojaba, policías, periodistas, chófer, guardaespaldas, ocasionales transeúntes... ¿Porqué todos ellos se pusieron de acuerdo en guardar silencio?

      El gobierno militar utilizó la presencia de Sinatra como maniobra distractiva de la opinión pública, de modo que los canales oficiales de televisión daban cobertura inusitada a la visita, y los periodistas montaban guardia frente al Hotel Sheraton siguiendo todos los movimientos del visitante, las 24 horas. Era casi imposible que saliera, aunque sea de incógnito, sin que la noticia se filtrara a través de un chivatazo interno. ¿Sinatra yendo al Abasto para rendir un homenaje a Gardel? ¡Eso sí hubiese resultado una noticia digna de transmitir! 

       Teniendo en cuenta que era la época del centenario del tango, un acontecimiento que supo explotar muy bien la junta militar: ¿porqué iban a mantener oculto este grandioso homenaje? De igual modo, la productora Chango, organizadora de la gira, se hallaba en graves aprietos financieros por el aumento del dólar: ¿porqué desperdiciaría una publicidad tan estupenda, candidata a portada en los principales medios locales y extranjeros? (4)
Multitudinaria recepción de Frank Sinatra y su esposa Bárbara Marx (agosto 1981).
Entrada para uno de los shows de Sinatra en el Luna Park (agosto 1981).
      Los diálogos se transcriben con mucha precisión y detalle, aún después del prolongado silencio... ¿Dónde están y quiénes fueron los testigos? ¿Quiénes retuvieron en su memoria esos pormenores, con tan exquisita minuciosidad?... ¿Porqué callaron durante casi tres décadas? Y lo más insólito: ¿porqué mantienen aún hoy su anonimato? ¿Qué les impediría ahora dar la cara y relatar públicamente su testimonio?

      A más inri, durante el ceremonial del Abasto se afirma que Frank cantó: "¿Dónde estarán Traverso, el Cordobés y el Noy, el pardo Augusto, Flores y el morocho Aldao, los guapos del Abasto rimaron mi canción..."; se trata de un fragmento del tango "El cantor de Buenos Aires" (música: Juan Carlos Cobián, letra: Enrique Cadícamo) que es posterior a la muerte del Zorzal, y muy poco divulgado fuera del Río de la Plata. ¿Cómo llegó a oídos de Sinatra? ¿Cómo podía entender el significado de la letra? En contrapartida, durante su dilatada trayectoria profesional, él  jamás grabó ni interpretó tangos.


Hacer clic en PLAY (triángulo) para ver Video


          Ramón "Palito" Ortega es puente de unión entre ambos personajes. Por un lado le unía una amistad con el cantor americano y fue quien se encargó de producir y organizar su gira por Argentina. Por otro lado, era el heredero universal de los bienes del mejor amigo de Gardel: el jockey Irineo Leguisamo. Incentivado por Leguisamo, Palito comenzó a investigar la vida del Morocho, a coleccionar todo tipo de objetos, cartas y discos inéditos, y a producir el documental "El alma que canta", en 1985. Por tanto, Ortega tiene autoridad cuando afirma que Sinatra era admirador de Gardel, pero jamás le confesó que lo hubiese conocido personalmente en Nueva York, o que le hizo un homenaje en el Abasto (homenaje al cual Palito habría asistido de inmediato). Otra versión apunta a que Palito y Sinatra fueron a visitar juntos el mausoleo de La Chacarita; ello también constituye un mero rumor. 

      Son motivos que llevan a confirmar que estamos ante una fábula, surgida de la imaginación.

Otros vínculos

      Circulan por internet multitud de leyendas y mitos relacionados con Gardel (por supuesto, lo mismo le ocurre a otras figuras populares); en ocasiones son anécdotas que tienen visos de seriedad por lo que incluso llegan a ser "oficializados" como testimonios auténticos, pero carecen de fundamento o documentación fehaciente. 

       Otras veces algunos rumores terminan confirmándose, pues detrás de las habladurías suele haber un trasfondo de autenticidad. En el caso que nos ocupa, más allá del hipotético encuentro en Nueva York o del homenaje en el Abasto, sí existe un fundamento real: los vínculos artísticos que ligan a Sinatra con Gardel.

       Los dos poseían una privilegiada combinación de tórax, laringe y cuerdas vocales que en el siglo XX sólo tuvieron Enrico Caruso, María Callas y pocos más (Universidad Interamericana, Biblioteca Voces del Siglo XX). La gran similitud técnica entre la forma de cantar y frasear de Frank Sinatra, al estilo del Morocho, es algo que han hecho notar varios especialistas, como el compositor Enrique Cadícamo ("Gardel en París: su debut", Ed. Corregidor, 1984), o el tenor Josep Carreras ("Soy un loco de Carlos Gardel", diario El País, Barcelona, 21 abril 2011). 

       También recuerda el estilo "gardeliano" la indumentaria anocrónica que usaba Sinatra: sombrero ladeado, smoking, peinado a raya, a veces con gomina... Un híbrido entre sus admirados Gardel y Crosby.

Sinatra y Argentina
          En abril de 1982, cuando estalló el conflicto por las islas Malvinas, el recordado Aldo Camarotta llamó al periodista mendocino Leo Balter, que residía en Hollywood, y de inmediato, surgió la idea de recaudar fondos para la Cruz Roja de ambos países beligerantes. Leo Balter convocó a varios artistas. El primero fue Frank Sinatra, que al escuchar la propuesta respondió con un sí rotundo. La Cruz Roja de Estados Unidos solicitó 30.000 dólares como garantía para realizar el espectáculo y ello impidió que se ejecutara dicha cruzada solidaria. En privado, La Voz tomaba partido a favor de Argentina, de forma apasionada, tal era su estilo ("Frank Sinatra, 10 años sin vos", Carlos Campana, Diario Los Andes, Suplemento Estilo, 14 mayo 2008).

       Gadelio Tarasow recuerda una insistente información sobre las inversiones que Sinatra pensaba realizar en Argentina: "yo una vez inventé una nota con Frank Sinatra, en la época en que se comentaba que estaba interesado en comprar el casino de San Luis. Dirigía TV Guía, y una tarde me llegó por casualidad una secuencia de fotos donde aparecían Sinatra y dos guardaespaldas bajando de un avión. Las publicamos, diciendo que el cantante había llegado de incógnito al país para invertir en San Luis" (artículo sobre "El día de los inocentes", revista "Humor Registrado", nº 520, 1998).

       Ese nexo se mantiene vigente. Uno de los argumentos que se alegan para evitar el inminente cierre de la confitería Richmond es que Frank Sinatra quiso visitarla porque sabía que Carlos Gardel había cantado allí ("Proyecto de ley y abrazo a la Richmond", Natalia Paez, diario Tiempo Argentino, Buenos Aires, 12 agosto 2011). (Un argumento similar detuvo de forma provisional la demolición del edificio Casa Suiza, en enero 2012.)
Confitería Richmond (fuente: diario Tiempo Argentino).


Opinión final:

       Podemos apreciar la compleja y sutil tarea del investigador, quien debe localizar las fuentes de información correctas, sin descartar ninguna de antemano, y corroborar si se hallan libres de invenciones o suposiciones arbitrarias.

       Tanto o más preocupante que difundir un dato falso es descartar uno auténtico. Muchos investigadores han perdido valiosas e irremplazables pistas por el sólo hecho de prejuzgar que eran falsas.

Ilustración publicada por el diario puntano Diario 24 (julio 2010).

Charla sobre CARLOS GARDEL y FRANK SINATRA.
Puede escuchar esta entrevista haciendo clic en PLAY. 
Esta audición es un complemento del presente artículo.
Análisis de diferentes aspectos. Archivos sonoros desconocidos.
Un reportaje revelador a Ramón "Palito" Ortega.
Entrevista 16 de octubre 2011, a Marcelo O. Martínez. Entrevistador: Leonardo Ibarra. 
Programa: Barrio de Tango. Emisora: FM AMERICA 96.3, de Salt, Girona.

NOTAS:
(1) Sinatra conoció a Nancy Barbato a finales de 1932, cuando era una muchachita de tan sólo catorce años. Se casaron en Jersey City, Nueva Jersey, el 4 de febrero de 1939. Tuvieron tres hijos, y se separaron en 1950 cuando la relación con Ava Gardner se hizo pública. El divorcio se efectivizó el 29 de octubre 1951 porque la Señora Nancy (como se la suele llamar) opuso reparos y objeciones religiosas. Nancy cuenta que Frank adoraba su cocina, y siempre le enviaba a alguien a recoger las especialidades culinarias que le preparó durante muchas décadas después que se separaron. (http://www.solarnavigator.net/music/frank_sinatra.htm).

 (2) Francis Sinatra solía cantar por afición en las fiestas familiares, y luego en clubes sociales locales. Después de ver la actuación de Bing Crosby tomó la decisión. Regresó a su casa con su novia y esa misma noche anunció a sus padres que se iba a dedicar al canto profesional. Esto provocó una tensa discusión y el abandono del hogar paterno


(3) Para verificar la influencia de Crosby en la vida y el arte de Sinatra, que en muchos casos revela una extraordinaria rivalidad personal y musical (años 1944 a 1954), sugerimos la lectura de los siguientes libros: "Frank Sinatra", escrito por Chris Rojek; "Frank Sinatra" escrito por John Frayn Turner; "Frank Sinatra: the man, the music, the leguen", escrito por Jeanne Fuchs y Ruth Prigozy; y especialmente "Going my way: Bing Crosby and American cultura", escrito por Ruth Prigozy y Walter Raubicheck, que incluye completo el revelador artículo "Rivalries: The Mutual Mentoring of Bing Crosby and Frank Sinatra" de Samuel L. Chell. Desde el punto de vista musical, el libro más completo editado en castellano es "El sonido de Sinatra; las sesiones de grabación de Frank Sinatra, 1939-1994", escrito por Charles L. Granata (Alba Editorial, Barcelona, 2009). Ninguno de ellos menciona a Carlos Gardel.

También se pueden consultar las siguientes biografías en castellano, on line:
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/sinatra.htm
http://www.biografica.info/biografia-de-sinatra-frank-francis-albert-sinatra-2276
http://www.elcivico.com/notas/2011/5/14/moria-frank-sinatra-apagaba-64912.asp

(4) El reporte más completo sobre la visita de Frank Sinatra a Argentina, en inglés, on line, es:
http://www.the-main-event.eu/things/sinatraaroundtheworld/24a6bc96381217d07/index.html


© Marcelo O. Martínez - Todos los derechos reservados.

63 Comentarios:

Anónimo dijo...

Qué curioso!

Anónimo dijo...

Héctor Ángel Benedetti dijo:
¡Muy buena nota, felicitaciones...! Es excelente, y las caricaturas políticas, maravillosas.

Te cuento que, además, Yrigoyen estuvo entre los primeros protagonistas de un film sonoro argentino (con sonido incorporado, no sincronizado con discos). Fue filmado mientras decía el discurso de asunción a su segunda presidencia. El corto se estrenó en el teatro Apolo el 18 de octubre de 1928. Cuando con el correr de los meses Yrigoyen cayó en el descrédito popular, un medio gráfico todavía recordaba esta filmación, preguntándose irónicamente a dónde habrían ido a parar las promesas que se escucharon en el cine...

Este discurso filmado de Yrigoyen no fue lo primero absoluto (ya se venían filmando algunas cosillas con sonido incorporado desde mayo de aquel año, incluyendo cortos musicales con Azucena Maizani, Mercedes Simone, Sofía Bozán, José Böhr, Libertad Lamarque y otros...), pero sin duda tiene carácter pionero por estar dentro de una tanda de primeras filmaciones sonoras nacionales. Recordar que los cortos de Gardel, que habitualmente se cree que son los primeros, fueron hechos recién en 1930.

Hay buenos artículos sobre esto en varios nº de la revista "La Mirada Cautiva"; especialmente recomendable uno que escribió César Maranghello: "El cine argentino entre el mudo y el sonoro (1928-1933)".

Anónimo dijo...

Leimos con Nancy su nota, que está buenísima, rigurosa, entretenida, original y muy prolija (sello Celiano)
Saludos Cel!
Fabio

Cristina Yasutake dijo...

La caricatura es excelente. Lo que más destaco de tu blog en general , es la fascinación que despierta para dar rienda a la curiosidad. Esa misma curiosidad me lleva ( y seguramente a muchos tb) a querer ver un poco más y veo que si bien la televisión programada surgió un par de años después de su muerte, hay antecedentes de emisión (aunque sin programación ) en Usa e Inglaterra desde los años 30 e incluso antes. Seguramente de allí sacó Valdivia la idea, aunque su inaginación es absolutamente meritoria.

Martina Iñiguez dijo...

¡Qué impresionante, Marcelo, que esta viñeta concluya con Gardel cantando:
"Yo te vi pebeta, surcando las nubes en un aeroplano más reo que yo".

Buenísimas todas las viñetas!!

Marcelo O. Martínez dijo...

Así es. Hubo experimentos primitivos con la televisión ya en la década del '30, tanto en Europa como EE.UU. Quizás lo más llamativo sea que las últimas palabras que imaginan los autores de la historieta sean las de Gardel cantándole a un aeroplano... ¡justo un año antes del accidente de Medellín!

José Pedro dijo...

FELICITACIONES a Marcelo y deseo recordar un fragmento de una nota preparada por el señor Héctor Rebasti, que dice así:

"En el mes de septiembre de 1931, la publicación "RADIO REVISTA" , especializada en difundir los trabajos y progresos de la actividad de los radioaficionados, informa en las páginas 214 y 252 que "se ha recibido un telegrama (cuyo fascimil esta publicado)" desde CURUZÚ CUATIÁ firmado por el radioaficionado Sr. Juan ZUALET quien "informa que ha recibido nítidamente (vía televisión) la imagen de un medio rostro del "conocido cantor Sr. Carlos Gardel (sic) el día 11 de agosto de 1931 desde LR4 RADIO SPLENDID, de la Ciudad de Buenos Aires, y en el citado artículo se aprecia la fotografía de Don CARLOS en la dramatización del sckech de VIEJO SMOKING, de los cortos de 1930"

José Pedro Aresi

Marcelo O. Martinez dijo...

José Pedro, mi gracias! como siempre!
Interesantísimo tu aporte.
Recomiendo leer esa nota completa. Es cortita.
Está en:
http://elmorochodelabasto.blogspot.com/2010/11/gardel-en-la-tv.html


Un abrazo grande!

Marcelo O. Martínez

Julián Barsky dijo...

Otro gran aporte! Es cierto lo que dice Héctor sobre Yrigoyen y los primeros films sonoros. En cuanto a aquel 3D, es sabido que los experimentos con cine de estas características ya estaba en los primeros intentos de Edison. De hecho, fue por ello que los Lumiére se le anticiparon, ya que el hombre quería hacer todo a la vez: sonido, imagen, color.

Julián Barsky

Héctor José Patrignani dijo...

Mil gracias Marcelo.

Martina dijo...

¡Excelente investigación Marcelo!
Por fin un investigador que no descarta una nueva posibilidad de acercarse a la verdad histórica ni se queda encasillado en versiones antojadizas.
Hago mías estas palabras tuyas con las que definís al verdadero investigador:

"...la tarea del investigador es delicada y compleja. Hay que saber determinar dónde se encuentran las fuentes de información correctas, sin descartar ninguna posibilidad de antemano, y verificar si la información de fidedigna o contaminada por inventos o suposiciones imaginarias.

TANTO O MAS PREOCUPANTE QUE DIFUNDIR UN RELATO FALSO ES DESCARTAR UN DATO REAL. MUCHOS INVESTIGADORES HAN PERDIDO VALIOSAS E IRREMPLAZABLES PISTAS POR EL SOLO HECHO DE PREJUZGAR SU AUTENTICIDAD."

Oscar Moreno dijo...

Estimado Marcelo:
Muy buena y oportuna tu aclaración.
Como siempre, nos brindas excelentes trabajos investigativos.
Un abrazo. Oscar

Anibal de Ciudadela dijo...

Para los que como yo desconocemos muchas cosas de la vida del Morocho , enterarse de algunas, es atrapante y digno de admiración,
gracias Marcelo.
Aníbal

Pedro Lara dijo...

Hola Marcelo gracias por desmentir este mito que me tenia en duda porque de verdad en hoy en día se nota la creatividad para hacer "historias" esta en especial lo único que le veía estaño en si era que sentía que esa historia intentaba decir que si no fuera por Gardel Sinatra no seria mas que un vándalo por lo que no creí mucho en lo que decía esta historia , lo que me sorprendió fue lo rápido que se difundió y algunas paginas web de periódicos ya tenían esta supuesta anécdota entre Gardel y Sinatra y hasta lo habían traducido al ingles esta historia así como lo llegue a encontrar en unos diarios en ingles cosa que me llamo la atención como una historia falsa podría llegar tan lejos, en lo cierto es que Gardel era muy admirado por estos grandes de la canción en ingles tal caso como Bing Crosby o el mismo Frank Sinatra notando que la fama de Gardel había llegado hasta en personajes que menos habíamos pensado .

Saludos
Pedro Lara

J.N.G. dijo...

Admirable honradez intelectual la de Marcelo Martínez, así como su indudable vocación de investigador exhaustivo que no se queda estancado caprichosamente en una primera versión.
Lo felicito sinceramente por su investigacióbn y por su temple.
J.N.G.

Julián Barsky dijo...

Felicitaciones Marcelo, por tu trabajo. Más allá de las polémicas y los puntos de vista, siempre estás intentando aportar material nuevo.

Saludos
JB

Muriel Cesil: dijo...

La verdad es que es un rumor.Pero como decia mi abuela...cuando el rio suena....
Independientemente es muy bueno su aporte y que después cada uno juzgue.Lo que es LAMENTABLE es que a Ud le hayan borrado el posteo en TT.Parecen viejos vestigios de viejos que pertenecieron al viejo proceso militar.Amordazar no existe en democracia si en regimenes militares.Yo pienso que si algunos de estos caducos diera el paso al costado que la juventud le reclamamos enalteceriamos la vida de Gardel.
El Gardel convencional e INMACULADO que algunos proclaman ya fue.Aceptemos que El Mudo tenia varios documentos apocrifos,frecuentaba mucho los cabarets y era muy pero muy burrero.
A mi tambien me amordazaron pero no me haran callar,mientyras hayan sitios democraticos como este.

María Margarita Pavez dijo...

Muy interesante el artículo,diría toda una biografía.Gracias por enviarmelo.

Gabriel Mariano dijo...

Muchas gracias por el informe.
Saludos
Gabriel Mariano

Leo dijo...

Simplemente magnifico tu trabajo,felicidades!!

Cristina Yasutake dijo...

En cualquier ámbito los avances se dan cuando surgen personas capaces de desafiar la comodidad de seguir lo que sigue la mayoria, y de atreverse a cuestionar hasta lo aparentemente obvio. Una lección para algunos ignotos en este tema como yo. Muy bien, Marcelo.

Archivo de Tango dijo...

Gracias Marcelo

Atte.
Humberto Díaz

Sonia Marenco dijo...

GRACIAS , Marcelo
Sonia

Anónimo dijo...

Estimado Marcelo,
Estoy de acuerdo con su comentario respecto de que la historia de Gardel y Sinatra que circula en internet es probablemente apocrifa. Sin embargo, no veo que haya hecho ninguna investigacion para la supupesta "desmitificacion" del asunto. Lo que ha escrito es solamente una opinion, aunque sea bien informada, que dista mucho de ser una "investigacion".

Asi como es importante acabar con muchos mitos que contaminan la biografia de Gradel en internet, tambien es importante distinguir "investigacion" de "opinion".

Un saludo cordial

CREAR IDEAS dijo...

Sr. anónimo:

Jajaja. Qué buen debate semántico plantea. Si Usted considera que este es un artículo de opinión, adelante, está en su derecho.

Mi opinión es que "Opinión" es afirmar de forma arbitraria que una historia es falsa o verdadera sin dar ninguna explicación.

La diferencia es que yo aquí expongo una serie de hechos documentados y cito las fuentes para que puedan ser constrastadas, y reservo mi opinión subjetiva para el cierre de la nota, refiriéndome a cuál debe ser la labor del investigadores.



Marcelo O. Martínez

Anónimo dijo...

Felicitaciones Señor Martinez por su nuevo articulo investigativo,muy apreciable por todos quienes admiramos estas curiosidades de la vida de Don Carlos Gardel.A la vez,lo insto a que,en la medida de lo posible,desentrañe la lista completa de quienes participaron en los "cortos musicales experimentales del año 1928".Muchas gracias.Daniel Demo

CREAR IDEAS dijo...

Estimado Daniel Demo:

Muchas gracias. ¿Me podrías enviar alguna información sobre esos "cortos musicales experimentales del año 1928" a los que te refieres?

Promete ser un tema de análisis muy, pero muy, interesante.

Te recuerdo mi email: gardeles@hotmail.es

Un saludo,

Marcelo O. Martínez

Juan Carlos Esteban dijo...

Estimado Sr. Martinez:
Ud. fue advertido, oportunamente, como investigador, de los riesgos que entraña, hacerse eco de rumores.
La explicación posterior de dónde se origina el rumor, no lo redime de ser cuestionado en su apresuramiento en divulgarlo, afectando su bien ganada consideración.
Más que divulgar, a posteriori, la naturaleza y el origen, de lo que parece ser un runruneo, es más preocupante difundir, anticipadamente, un dato no certificado documentalmente y luego tener que desdecirse.
Descuento que la enseñanza, le será provechosa.
Cordialmente:

Juan Carlos Esteban

CREAR IDEAS dijo...

Jejeje. Me parece que me juzga un poco severamente, señor Esteban...

El runrún surgió a mediados de 2009. Estamos bien entrados en el 2011 y el runrún de entonces circula hoy por toda la web, fue avalado por ciertos funcionarios, traducido a varios idiomas, se imprimió en múltiples medios, se dibujó y se caricaturizó, y hasta existe un vídeo conmemorativo.

Y que yo sepa, hasta ahora nadie había encontrado ningún ARGUMENTO CONCRETO para refutar (o avalar) dicho rumor.

Y si he tardado unos días en publicar mi artículo fue porque hasta el jueves pasado estuve de vacaciones en Galicia (amén de que necesitaba tiempo para ordenar la información, cuidar los textos, las ilustraciones, etc.).

Cualquier persona que conozca la biografía de Sinatra tiene claro que su carrera artística comenzó en 1933, tras presenciar una actuación de Bing Crosby. A partir de aquí, es fácil deducir que quien escribió la leyenda, lo que hizo fue reemplazar el nombre de Crosby por el de Gardel, echando a volar su imaginación con el resto.

Pero antes de dar mi opinión, quise comprobar si esa conclusión ya era conocida, o si algún forista tenía alguna información nueva capaz de demostrar la auténticidad de lo narrado (algún testigo del ritual del Abasto, por ejemplo).

En definitiva, uno hace lo que puede, y aprende y se equivoca todos los días. Como todo el mundo, ni más ni menos.

Un saludo cordial,

Marcelo O. Martínez

Agustin Losada dijo...

Le felicito por su informaición Sr. Martínez.
Este rumor circula por toda la web, y nadie confirmaba si es cierto o falso.

Oscar Moreno dijo...

La explicación que sobre este tema Sinatra / Gardel nos ha ofrecido el Sr Martinez tiene mucho más mérito que la desaprobación a la misma por parte del Sr Esteban.

Aqui en este foro han aparecido notas más truculentas y jamás habia leido ataques tan virulentos y fuera de tono como de los que han hecho gala tanto el Sr Esteban como nuestro director Mr Blaya.

Este tema fue tratado anteriormente y Don Ricardo lo declaró como un rumor falso..... pero nada más.
Para los que no sabemos tanto, la nota aclaratoria del Sr Martinez demuestra la honradez de su trabajo.

Un abrazo.Oscar

Maximino Moyano dijo...

Gracias Dn. Marcelo.
Un abrazo.
Maximino.

Luis Vazquez dijo...

como quisiera viajar al pasado y poner escuchar a gardel en vivo!!!!!
Luis Vazquez

Juan Francisco Matos Espinos dijo...

Con la debida autorización del autor, la nota documental sobre el supuesto encuentro entre Carlos Gardel y Frank Sinatra fue reproducida en el periódico Noticiario Barahona.

http://www.noticiariobarahona.com/2011/08/el-encuentro-de-gardel-y-sinatra_31.html

Alejandro A. dijo...

Alejandro A.:
Enhorabuena, Marcelo. Muy interesante!
Me parece mucho más trascendente la relación Gardel-Crosby que la relación Gardel-Sinatra. Lástima que la marca "Sinatra" vende y el nombre de Bing Crosby está totalmente olvidado. Para algunos investigadores es mejor inventar una historia con Sinatra antes que hacer una rigurosa investigación sobre Bing Crosby, que no sería retribuida con el interés del público. Lástima.

Marcelo O. Martínez dijo...

Tal cual, Alejandro!
Me parece que has puesto el dedo en la llaga. Es la clave de este asunto.

Cuando estuvo en Buenos Aires, Erico Caruso quiso convencer a Gardel para cantar ópera en el papel de barítono debido a la buena técnica de canto y su registro vocal, pero Gardel prefirió desarrollar el tango cantado y la canción folklórica tradicional, consistente en entender el canto como una extensión lírica del habla. Precisamente esta es la técnica que desarrolló Crosby, tomando como base un concepto afroamericano de la canción. Está claro que Gardel fue también un modelo a seguir. Crosby llegó a afirmar "Sólo aspiro a cantarle a Nueva York del mismo modo en que Gardel le canta a Buenos Aires".

Aunque parcialmente eclipsado por la fuerza de otros intérpretes norteamericanos, sobre todo por Frank Sinatra, Bing Crosby fue con toda probabilidad la figura más popular e influyente de la música popular a lo largo de toda la primera mitad del siglo XX. El célebre director de orquesta italiano Arturo Toscanini, quien dirigió varias veces a Caruso, señaló que sólo Bing Crosby y Carlos Gardel tenían una afinación perfecta siendo imposible encontrar una nota desafinada en la vasta discografía que legaron, cualquiera fuera el tipo de canción que encararan.

El tigre Millán dijo...

intersante esta entrevista ,es que siempre sacan inventos que son creibles pero bueno parece que este chico,lo tiene muy claro,gran trabajo.

Marcelo O. Martínez dijo...

Existen otros encuentros hipotéticos. Por ejemplo, el gran escritor uruguayo, Enrique Estrázulas, propuso que Borges y Gardel se habían encontrado en Tacuarembó en 1917-1918, según le habría contado al Sr. Francisco Lanza en 1985, un año antes de morir.

Por supuesto, este relato es falso, pues Borges estuvo fuera del continente americano desde 1914 a 1921.

En el voluminoso libro "Borges", donde se publican los diarios que Adolfo Bioy Casares fue escribiendo durante sus casi 50 años de amistad, deja constancia que su amigo le testimonió que "Nunca lo vi (a Gardel). Una vez fui con Mastronardi a un cinematógrafo a ver 'La batida', con George Bancroft; anunciaron que Gardel iba a cantar al final: nos fuimos sin oírlo, porque no queríamos que el efecto del film se nos arruinara" (nota del 02 septiembre 1957).

Añade, además, una definición del rostro de cantor: "La cara de Gardel era la típica cara del otario. Malevo, sí, pero malevo soso". Este testimonio es de 1985 y le fue relatado a Francisco Lanza (es decir, el mismo año y a la misma persona a la que, según Estrázulas, Borges le contó lo del imaginario encuentro en Tacuarembó).

La vida de Gardel es sumamente novelesca y Bioy Casares confiesa que alguna vez se tentaron de escribir "una biografía de Gardel en la que se dijeran cosas inconvenientes, como sin darse cuenta. Que era provenzal, que se llamaba Gardez, que era el zorzal francouruguayo, etcétera..."

El gran problema es que Borges, además de tenerle una innegable envidia, identificaba a Gardel con Perón. "Tienen la misma sonrisa", decía.

Marcelo O. Martínez

Laura Gómez dijo...

Otro gran análisis de Marcelo sobre el supuesto encuentro de Gardel y Sinatra, muy bien ampliada en la entrevista radial del otro domingo.
Marcelo siempre nos sorprende con el aporte de material no conocido.
Un blog apasionante.
Laura Gómez

Marcelo O. Martínez dijo...

Muchísimas gracias por tus alentadoras palabras, Laura. Intentaré mejorar poco a poco.

Anónimo dijo...

Excelente analisis Marcelo

Asi se investiga tambien, usando la logica y el sentido comun.

Por otra parte,los que estamos acostumbrados a hilar fino sobre Gardel, sabemos muy bien, que supones la relacion Gardel-Crosby, sin negar, el conocimineto que de Gardel tuvo Sinatra.

Por otra parte, agrego que segun Simon Collier, Crosby dijo a un diario norteamericano, que la de Gardel era la mejor voz de las que habia escuchado.

Naturalmente no podia opinar contra los ases de su pais, pero a nivel voz, creo que se quedaba con la de Gardel.

Coincido con todas tus reflexiones y segui asi, que da gusto leer tus notas.

Te saluda
Pablo Taboada

Marcelo O. Martínez dijo...

Estimado Pablo Taboada:

Muchas gracias por tus elogiosas palabras que incentivan a seguir escribiendo, desde la lógica y desde el corazón.

Las palabras de Bing Crosby, que reproduce Simon Collier, también fueron ratificadas por el guitarrista de Gardel, José Mª Aguilar, el periodista de Hollywood Leo Balter, y otros testigos, que recogieron esa admiración por Gardel de labios del propio Crosby.

Un saludos cordial, y gracias por tu comentario.

Marcelo O. Martínez

El Tren de Show Salinas dijo...

En primer lugar quiero dejar en claro que me SORPRENDIÓ esta publicacion en su momento. En segundo lugar que la investigación AQUI publicada merece ser reconocida. Y EN TERCER LUGAR que TODO ES POSIBLE CUANDO CONCUERDAN LOS DATOS EN FECHAS LUGARES Y CIRCUSTANCIAS. Y en cuarto lugar QUE SIEMPRE HABRA EXPLICACIONES de porqué ciertos datos no fueron o no serán difundidos, ni nadie se presentó o presentara a confirmarlos YA SEA EN ESTE CASO PARTICULAR COMO EN TANTÍSIMOS OTROS QUE HACEN A LA VIDA DE CUALQUIERA, PERO MÁS AUN A PERSONAJES NOTORIOS, INFLUYENTES O CONTROVERTIDOS, donde es difícilísimo saber que hay de verdad en todo lo que se publica o se sabe ni cuanto se ignora.

En resumen, por muchas deducciones yo concluiría es que es SORPRENDENTE PERO MUY POSIBLE.

Marcelo O. Martínez dijo...

Estimado, Show Salinas.

Antes de investigar esta anécdota la consideraba posible. ¿Porqué no?: Gardel y Sinatra pudieron tener un encuentro en New York e intercambiar algunas palabras en Spaninglish, o en italo-español-chicano, vaya uno a saber.

Además, la influencia de Gardel en el canto de Sinatra es bastante evidente, según varios entendidos en técnicas vocales, como por ejemplo el Sr. Alberto Bardi.

La anécdota en el Abasto es ya mucho más improbable, porque un ícono universal como lo es Frank Sinatra, muy difícilmente hubiese podido moverse por El Abasto sin una multitud de testigos observándole. Sobretodo con la tremenda cobertura mediática que le dieron los medios locales, en plena Dictadura Militar, y además en plena época del centenario del Tango. Recuerdo que todos los canales estaban pendientes de cualquier salida de Sinatra del Hotel Sheraton, y lo seguían a todas partes.

Y hasta ningún testimonio lo sitúa en el Barrio del Abasto (noticia que habría ocupado durante semanas las primeras planas de los diarios).

Lo más probable es lo que he afirmado en esta investigación: partiendo de la anécdota "real y documentada" del encuentro de Frank Sinatra con Bing Crosby, en 1934, en la NBC, alguien imaginó esta historia; lo único que tuvo que hacer fue reemplazar el nombre de Crosby por el de Gardel, y por eso la historia resulta tan "coherente y realista" y coinciden tan bien las fechas, lugares y datos.

Pero tiene todos los visos de ser un mero rumor.

En definitiva... uno nunca puede saberlo con total certeza.

Ahí queda la duda, aunque sea mínima.

Un saludo cordial,

Marcelo O. Martínez
www.gardel.es

Anónimo dijo...

¿COMPARACIÓN DE GARDEL CON SINATRA?¿QUÉ CLASE DE ARGENTINOS SON ESOS? ¿NO SABEN, CÓMO GARDEL LLEGÓ Y DESDE DÓNDE? EL VERDADERO PORTEÑO, NO DUDARÍA UN SEGUNDO EN DESMENTIR CUALQUIER "ANECDOTA" CON CUALQUIER ASPIRANTE A CANTOR Y SI ES CANTOR HECHO, POR AMOR PROPIO NO SE PRESTARÍA A COMPARACIONES; POR ESO, MAGALDI, CORSINI Y OTROS SOBRESALIENTES, CONSERVARON UN SITIAL DE HOMNOR ANTE EL PUBLICO. ESOS, ERA VERDADEROS CANTORES Y SE DEBIERON ÍNTEGRAMENTE A SUS PÚBLICOS. ¡MAMARRACHOS, NO ACEPTAN LOS CRIOLLOS DE CUALQUIER PARTE DE LATINOAMÉRICA! GRACIAS

Marcelo O. Martínez dijo...

Gracias por tu comentario, Anónimo.
Gardel, como Corsini y Magaldi, han sido modelos de canto no sólo en el tango y en el folklóre rioplatense, sino que trascendieron su arte y las fronteras geográficas, idiomáticas y temporales, extendiendo su influencia a otros géneros y otros cantantes de muchas partes del mundo. De hecho, su infuencia sigue vigente, y seguirán atrayendo y creando cátedra en artistas del futuro.

Saludos cordiales,

Marcelo O. Martínez
www.gardel.es

Héctor dijo...

El autor de esta nota comete una pequeña contradicción entre el párrafo que empieza con “En referencia al ceremonial en el Abasto…” y el párrafo inmediato siguiente. En el primero, el autor dice que en la versión dudosa Frank Sinatra habría concurrido una tarde de agosto de 1981, y la pone en duda porque dicha versión no especifica día y hora del hecho. Pero en el segundo párrafo desecha la verosimilitud del hecho porque “a esa hora” (sic) sería imposible que Sinatra pasara desapercibido en el Abasto. ¿Pero si el mismo autor acaba de decir que no se sabe a qué hora? Es absurdo negar el hecho porque no se dijo la hora y después tomar como argumento una hora (“que no se sabe”) como prueba de evidencia para desechar la versión. ¿En qué quedamos?

Marcelo O. Martínez dijo...

Hola Héctor: La falta de precisión en datos básicos y obvios en la anécdota, como lo son el día del suceso, la hora, las personas (con nombres y apellidos) que acompañaron a Sinatra, la identificación concreta de los testigos que recuerdan y cuentan el suceso... son todas evidencias de la falta de veracidad, que se trata de un hecho imaginario, inventado.

Tienes razón que la frase "a esa hora del día" debería decir "a cualquier hora", pero tampoco entra en contradicción. Lo que debe quedar claro es que si Sinatra iba al Abasto, da igual la hora, fuese de día o de noche, sin duda hubiese generado un gran revuelo entre transeúntes y vecinos.

El gobierno militar utilizó la presencia de Sinatra como maniobra distractiva de la opinión pública, de modo que los canales oficiales de televisión daban cobertura inusitada a la visita, y los periodistas montaban guardia frente al Hotel Sheraton siguiendo todas las entradas y salidas, las 24 horas. Era casi imposible que saliera, aunque sea de incógnito, sin que la noticia se filtrara a través de un chivatazo interno.

Imagínate: Sinatra yendo al Abasto para rendir un homenaje a Gardel: ¡eso sí hubiese resultado una noticia!


Un único detalle por si sólo es poco relevante para desmentir o afirmar un suceso, pero cuando los indicios son múltiples, la falta de verosimilitud queda claramente al descubierto.

Saludos,

Marcelo O. Martínez
www.gardel.es

Mikel Beñát dijo...

Los Puntos del boliche aquel
yiyo traverso 2El O´Rondeman y sus personajes
“¿Dónde estarán Traverso / el cordobés y el Noy?”, dice la letra de “El cantor de Buenos Aires”, en la que Enrique Cadícamo recrea los primeros años y los recuerdos del Zorzal en el Abasto.

Los Traverso -hijos de don Agustín y María Stagno, inmigrantes italianos- dueños del restaurante y café O`Rondeman (Agüero y Humahuaca) fueron famosos en aquella barriada. Constancio fue el mayor, al que le siguieron José (“Cielito”), Alberto, Félix y cuatro hermanas que se fueron casando con puesteros o comerciantes de la zona del mercado.
Constancio fue caudillo del vecindario en los tiempos bravos, y respondía a Benito Villanueva, del Partido Autonomista Nacional (Conservador). Su comité estaba al 600 de Anchorena, con una sede en Corrientes 3181.
orondemanPero fue su hijo Alberto (“Yiyo”) quien se pondría al frente del negocio cuando su padre dejó la actividad. Fue el alma del O`Rondeman, que con él vivió su época dorada.
El local de los Traverso tenía en el fondo una peña a la que llegaban por la noche célebres personajes de los alrededores, como “Granolina”, “Mingo Daguita” y “el flaco” De Filpo.
Yiyo fue amigo y protector del jovencito Charles Gardés, “el francesito”, que degustaba los buenos platos de la fonda y de la generosidad de su propietario, que lo quiso como a un hijo.
Con sus ciento sesenta kilos de peso, fue la imagen misma del O`Rondeman. Murió en 1923 dejando al barrio sumido en un sentimiento de profundo pesar, demostrado en el multitudinario sepelio que se le organizó, al que asistieron Gardel y muchos amigos.
Unos años antes, en mayo de 1907, el restaurante de los Traverso había sido escenario de un grave incidente que acabó con la vida de un parroquiano de apellido Bosco. El autor de la herida mortal -con arma blanca- habría sido Félix (“Felicín”) Traverso, que huyó despavorido del lugar y al poco tiempo cayó en la cárcel, adonde habría muerto poco después.
Otro hermano, José, alias “Cielito”, fue también protagonista de un hecho policial que alcanzó gran repercusión en su época.
Enemigo de los “cajetillas” que asis-tían a “El Tambito” de Palermo, se enfrentó una noche de bailongo con Juan Carlos “Vidalita” Argerich, de 21 años, dándole muerte de un disparo.
yiyo traversoLas influencias de sus hermanos en la política de entonces lograron que la pena de prisión impuesta a “Cielito” le fuera trocada por el destierro, que el muchacho cumplió en Montevideo con un permiso de siete días al año para visitar a sus familiares en Buenos Aires. Murió en la capital uruguaya a los 47 años, en 1921.
Otro personaje pintoresco, de gran simpatía y predicamento entre las barras del O`Rondeman fue “el Noy”. Ladrón de guante blanco y con un prontuario frondoso, había llegado de Montevideo a los 15 años y ya en 1893 se anotó su primer crimen. En Pavón y Santiago del Estero le dio muerte a un tal Juan Ruatti. Cuatro años después apuñaló en la pierna a un sargento de policía.
Claro que estos sucesos le valieron la prisión, pero en el carnaval de 1902 se fugó del Departamento de Policía escapando por una claraboya y saliendo por la puerta de la avenida Belgrano, para mezclarse entre las comparsas.
Al poco tiempo “el Noy” fue detenido en Pergamino y trasladado otra vez a una cárcel de Buenos Aires. Sin embargo, al año siguiente estaba libre, ya que se lo vio frecuentar la zona de los burdeles de Lavalle y Ayacucho.
Una noche de febrero fue muerto de un balazo tras una disputa con un tal Osuna por cuestiones de polleras.
Según el certificado de defunción se llamaba “Juan Mayaus o Mayano, oriental, de 26 años, soltero, blanco, domiciliado en Viamonte 207.”
Otros personajes con una abundante “foja de servicios” fueron Tomás Giberti, “El Maceta”, que paraba en el boliche de “El Ñato” en Guardia Vieja y Lavalle y se dedicaba a los gallos de riña; y “el Morocho Aldao”, también citado en el tango “El cantor de Buenos Aires”.

continuación dijo...


Según el investigador Rodolfo Zatti en su libro “Gardel en el Abasto”, a Aldao también le decían “El Machito”, y fue uno de los célebres malevos de la zona del mercado.
Para terminar, digamos que el viejo boliche de los Traverso, pudo haber tenido un destino mejor. Fue frutería, después depósito y más tarde un derruído local abandonado. Desde estas páginas pegamos un grito cuando se venía la picota, pero la desidia y la ignorancia de los funcionarios de turno ganaron otra vez.
Ya entrado el nuevo milenio, nada quedó del O`Rondeman. Ni siquiera sus ruinas.

Mikel Beñát
Fuente: Gardel en el Abasto, de Rodolfo Omar Zatti. Ediciones Corregidor.

En las fotografías: El O`Rondeman en los años treinta y Yiyo Traverso con amigos en Mercado de Abasto.

Marcelo O. Martínez dijo...

En el libro 492, del censo de 1895, figura un Carlos Jardel, varón, soltero, francés, de 16 años de edad, sirviente, que vivía en la calle Corrientes 1558.

Avlis buscó en el Registro Civil de Montevideo, halló una doble inscripción de Carlos Escayola, la primera de 1895 y la segunda del 10 de diciembre de 1902. Esta última dice:
El día diez de Julio de mil ochocientos setenta y siete yo el infrascrito Cura Vicario de S. Fructuoso de Tacuarembó, bauticé solemnemente a Carlos, que nació el treinta de Marzo del setenta y seis, hijo legítimo de Carlos Escayola y de Blanca Oliva, orientales y vecinos de esta Villa.

En resumen: el Jardel censado en 1895 se declaró nacido en 1879. Y el Escayola que tramitó la balota en 1902, dijo ser nacido en 1876. Hay tres años de diferencia entre ellos, y casi aproximadamente una década respecto a la edad con la que figuran los documentos legales de Gardel.

Y fijare que cosa curiosa: el apellido ficticio “Gardel” podría ser un anagrama de “Legar” y también de “Legal”.

GARDEL , LOS TRAVERSO Y TACUAREMBÓ dijo...

GARDEL , LOS TRAVERSO Y TACUAREMBÓ

Víctor Di Santo es un investigador especializado en la vida de los payadores, que dedicó más de 30 años de su vida a bucear en los expedientes policiales, en el afán de rescatar episodios que, por diferentes razones, forman parte de la memoria de los pueblos aún siendo la antítesis del bronce de los héroes.
Así fue como llegó a conocer detalles de personajes que sin haberse dedicado al arte payadoril estuvieron ligados a ellos o a un cantor de la talla de Carlos Gardel. Di Santo los honra con la palabra del recuerdo, que también es historia.

De un artículo aparecido en la revista Club de Tango, Nº 11

LA COSA FUE EN “EL TAMBITO” ALLA POR EL 900
por Víctor Di Santo

Vamos a referirnos a un episodio de trágicas consecuencias que dejó como saldo la muerte de un hombre y a pesar de las nueve décadas transcurridas, sigue vigente en la memoria de un pueblo, un poco por la repercusión periodística que tuvo y otro porque marcó para siempre el clásico enfrentamiento entre las patotas de “niños bien” y el compadraje del arrabal.

En la madrugada del domingo 22 de diciembre de 1901, entre la una y las dos. Se encontraron varias personas bebiendo y escuchando música en la glorieta del “Kiosco del Parque de Tres de Febrero”, ubicado entre las avenidas Sarmiento y Vieytes, cuyo arrendatario era en ese momento D. Aquiles Giardini.

(sigue)

GARDEL Y LOS TRAVERSO 2 dijo...

(continuación 1)
Los concurrentes, seis en total eran: José Traverso (a) “Cielito”, argentino, de 27 años, comerciante, domiciliado en Laprida 501. Rafael Donantini (a) “Mosquito”, argentino, de 24 años. José Bendito (a) “El Tano Sangregorio”, italiano, de 26 años, soltero, domiciliado en Junín 622. Alfonso Rendano (a) “Moreira Falsificado”, italiano, de 24 años, sin ocupación. Y las mujeres: Amanda Cabral, concubina de Traverso y Rosalía Brenen o Cordamián (a) “La Ñata Rosalía”, oriental de 30 años, soltera, prostituta, domiciliada en Artes 535, compañera de Rendano.

Los músicos eran: Roque Rinaldi (violinista), Eusebio Aspiazu (a) “El Ciego”, (guitarrista), Vicente Peche (Flautista) y el menor Francisco Aspiazu.

A la hora indicada llegaron al referido Kiosco, Juan Carlos Argerich, argentino, de 22 años, soltero, en compañía de los jóvenes Raúl Chenaut y Eduardo N. Dufy, quienes luego de ocupar una mesa pidieron de beber.

Pasado un rato, Argerich, que estaba algo alegre, se acercó a los músicos y les pidió que tocasen el tango “La Tirana”, del que era autor el violinista Gerardo Vázquez, contestándoles éstos que no lo tenían en su repertorio, pero que en su reemplazo tocarían “Reina de Saba”, de Rosendo Mendizábal, que era tan bueno como aquél.

Molesto Argerich por lo que consideraba un desaire, comenzó a insultar a los músicos y les arrojó un vaso, respondiendo éstos de igual forma, produciéndose por este motivo un incidente disuelto de inmediato por la intervención del dueño del negocio y uno de los mozos.

Pasado el tumulto, Chenaut, compañero de Argerich, observó como uno de los músicos se acercó a la mesa donde estaban Traverso y sus acompañantes y les pidió armas, razón por la cual sugirió a sus amigos la conveniencia de retirarse del lugar, pero al pasar junto a la mesa de referencia, Argerich les gritó – “El que sea hombre que me siga” – produciéndose allí un desorden generalizado y recibiendo Argerich una puñalada en el vientre que le dio por tierra.

GARDEL Y LOS TRAVERSO 3 dijo...

(continuación 2)
Traverso, Rendano, Bendito y las dos mujeres, se dieron a la fuga en un carruaje. Donantini ayudó a subir a un coche de plaza a Argerich, haciéndolo conducir al Hospital del Norte, donde quedó internado en grave estado, falleciendo el viernes 27 de diciembre en horas de la madrugada. Traverso y los demás se dirigieron al domicilio de “La Ñata Rosalía” donde se pusieron de acuerdo en que lo debían declarar a la policía.

Intervino la 17ª y el Juez de turno Dr. Luis F. Navarro con las declaraciones de los músicos, que fueron los primeros en quedar detenidos, el mozo del kiosco y el cochero que condujo a Traverso a la ciudad, detuvo a todos los implicados y esclareció el hecho en pocos días.

José Bendito, sabiendo que era buscado por la policía se presentó espontáneamente el martes 24 a las autoridades de la comisaría 7ª. De allí fue enviado a la 17ª donde fue reconocido como participante en la trifulca por los testigos Chenaut y Dufy.

Por las declaraciones de Bendito fue detenida el mismo día la “Ñata Rosalía” por personal de la comisaría 17ª y ambos remitidos al Departamento Central a disposición del Dr. Navarro.

Rendano y Donantini fueron detenidos el miércoles 25 y Traverso fue capturado en su domicilio el viernes 27 en horas de la noche por el comisario de investigaciones D. Carlos J. Costa quien lo trasladó al despacho del juez donde se declaró autor del homicidio.

Los cuatro involucrados en el hecho tenían antecedentes policiales por distintos delitos:

José Traverso sufrió una condena por homicidio. Seis años de reclusión en la penitenciaría nacional, fue beneficiado por indulto presidencial el 25 de mayo de 1898.
(sigue)

GARDEL Y LOS TRAVERSO 4 dijo...

El 21 de mayo de 1901, fue detenido por desorden en la comisaría 11ª y recobró su libertad tras pagar la multa correspondiente.

José Bendito tenía dos entradas anteriores por lesiones graves, una el cinco de diciembre de 1900 y la otra el 8 de junio de 1901.

Rafael Donantini cumplió una condena por el homicidio de Humberto Volpi (a) “Toscanito”, hecho ocurrido en la mañana del miércoles 6 de junio de 1894, en la calle Corrientes entre Esmeralda y Suipacha, ocasionándole la muerte de una puñalada en el corazón.

La riña fue motivada por cuestiones de juego. Fue beneficiado por indulto presidencial el 25 de mayo de 1896

Alfonso Rendano tenía cuatro entradas por hurto, el 8 de julio de 1892, el 15 de marzo de 1893, el 25 de mayo de 1895 y el 26 de junio del mismo año.

Por lo leído, a excepción de Rendano que estaba registrado como L.C. , los demás eran de acción, con homicidios y lesiones en su haber, acostumbrados a esta clase de entreveros y hombres de la noche.

Traverso nombró defensor al Dr. Rivarola y creemos que también asumió la defensa de los otros acusados.

El juez de instrucción Dr. Luis F. Navarro, quien tomó intervención al producirse el hecho, debió hacer entrega de la causa y antes de tener finalizado el sumario, al juzgado del Dr. Félix C. Constanzó por razón de la feria judicial.

Vuelta la casa al juzgado de origen, el juez Navarro es recusado el jueves 6 de febrero de l902 por haber existido, según imputación de la defensa, amistad entre el juez y la víctima.

El juez Navarro entregó el expediente al juez que lo seguía en turno el Dr. Servando Gallegos, haciendo saber por nota no haber existido la causal invocada, pues conoció a Argerich la vez que lo interrogó en el hospital del norte.

GARDEL Y LOS TRAVERSO 5 dijo...

El jueves 21 de abril de 1902, recusa al juez Gallegos y éste pasa la causa al juez Dr. Rodríguez Bustamante, quien en fecha no registrada, la traslada a su vez al juez del crimen Dr. Tomás de Veiga. Dicta sentencia definitiva el jueves 5 de febrero de 1903, condenando a Traverso como autor principal del homicidio a quince años de presidio, a Donantini por complicidad en primer grado, a cinco años de presidio y Bendito y Rendano por complicidad en segundo grado, cuatro años de presidio más las acciones determinadas por la ley.

La defensa apela la sentencia y el viernes 17 de abril de 1903 el fiscal de cámara Dr. Lisandro Segovia, revé la causa y pide las siguientes penas: para Traverso trece años de presidio, para Donantini cuatro y medio y para Bendito y Rendano, tres y medio.

Desconocemos la resolución de la cámara, pero a través de posteriores andanzas de algunos protagonistas, sospechamos como terminó todo aquel chicaneo judicial.

Siempre se comentó que Traverso fue indultado gracias a las vinculaciones políticas del Dr. Benito Villanueva, caudillo conservador y protector del hermano mayor de “Cielito”, Constancio Traverso personaje respetado en la zona del abasto y hombre de acción en los clubes políticos del citado caudillo.

Parecería ser que la libertad tenía ciertos condicionamientos y uno de ellos era la salida del país, radicándose en el departamento de Tacuarembó, República Oriental del Uruguay, y para ser más exactos en la localidad de Tambores, donde se instaló con una casa de juego.(*)

Todo esto, según la tradición oral, sucedió en 1904 y pensamos que no está del todo reñido con la verdad.

Donantini, uno de los implicados y condenado como cómplice en primer grado a cinco años de presidio, es buscado con pedido de captura por la policía de la capital en la orden del día martes 25 de octubre de 1904 y cuyo parte transcribimos; “El jefe de policía ordena: - la captura de Rafael Donantini (a) “Mosquito”, argentino, como de 27 años, blanco, regular, grueso, pelo negro, ojos azules, de 1,75 mts. de estatura, vestía traje de saco azul marino con pintitas blancas, sombrero pamela negro y frecuenta el teatro “Apolo”. Acusado de lesiones a Dña. Adelina Dalín según sumario elevado por el comisario de la sección 9ª”.-
(sigue)

GARDEL Y LOS TRAVERSO 6 dijo...

Imaginamos por lo expuesto que no cumplió la condena impuesta, pues a la fecha del pedido de captura se habían cumplido dos años y diez meses de ocurridos los hechos relatados, siendo la pena solicitada por la fiscalía de cuatro años y medio.

Por su parte, Bendito luego de recobrar la libertad, es condenado por otro hecho de sangre y recluido en la penitenciaría nacional con el nº 325 beneficiándose con el indulto presidencial el 25 de mayo de 1906.

Esto nos hace suponer que Traverso, bien apadrinado como estaba, luego de cumplir un par de años, consiguió la conmutación de su pena por destierro.

De Argerich hemos hallado una diligencia policial del lunes 5 de marzo de 1900 donde cuenta que a las dos de la madrugada de ese día, hallándose el acusado en los jardines del “Politeama” en compañía de varios amigos y en momentos en que pasaba un joven acompañado de una máscara, le arrojó un vaso en la cabeza causándole una herida cortante. Denunciado por un testigo ocular fue detenido por el subcomisario Juan M. Picabea y conducido a la comisaría 5ª donde fue remitido al departamento central acusado de lesiones.

Suponemos que la costumbre de arrojar vasos era una inveterada manía de Argerich, pues el origen de la reyerta que terminó con su muerte, fue por la misma causa.

(*) En Tambores, "Cielito" se relaciona con Amanda y Manuela Escayola

GARDEL Y LOS TRAVERSO 7 dijo...

Los Traverso eran una familia compuesta por Agustín Traverso y Doña María Stagno, padres de cuatro hijos varones: Constancio, Félix, Alberto (Yiyo), y José (apodado Cielito).

Constancio, se dedicó desde muy joven a la política apoyando al partido conservador y conquistando un gran prestigio en la zona del Mercado del Abasto de la ciudad de Buenos Aires, donde era dueño de casas de juego y bailantas atendidas por sus hermanos. En esa época, año 1901, Carlitos frecuentaba los bodegones, canchas de bochas y lugares de juego; acompañado de su guitarra ya entusiasmaba con su canto y su silbido.

Fue una de esas noches que entró en la fonda “O’Rondeman” y conoció a sus propietarios, “los Traverso”, con los que inició una gran amistad. Su vínculo con Constancio, el caudillo, le permitió recorrer noche a noche los clubes políticos y cantar hasta la madrugada, para después terminar junto a Cielito como barajador en las partidas de juego.

Aquel muchacho simpático, peinado a la gomina, seductor con las mujeres, a quien ya apodaban el Zorzal, empezó a ser llamado “El morocho del Abasto”, comenzando a ser conocido en el amplio círculo de relaciones de los Traverso.

El 23 de Diciembre de 1901, La Prensa de Buenos Aires informa que J.C.Argerich ha sido herido en una reyerta. Hijo del doctor Argerich, alias “Vidalita”, argentino y de 21 años, protagonizó una trifulca en un baile al serle negado su deseo de que la orquesta tocara el tango “La tirana”, y recibió allí de José “Cielito” Traverso una puñalada que le provocaría la muerte días después. “Cielito fue procesado y enviado a prisión.
Constancio Traverso envió un ultimátum al presidente Roca por intermedio del legislador Benito Villanueva: “O largan a mi hermano o me vuelco a otro candidato”.

GARDEL Y LOS TRAVERSO 7 dijo...

Por no perder el caudal de votos ni la contribución en dinero a la campaña electoral - muy generosa por cierto – del caudillo, Roca conmutó la pena por el destierro.
Una vez libre, Traverso debió salir de Buenos Aires. Fue entonces cuando Gardel le propuso que fuera a vivir con sus primas Manuela y Elodina Escayola en Tambores. Tenían allí un almacén con salón de baile, despacho de bebidas y sala de juegos, en donde Cielito Traverso podía vivir cómodamente y ejercer su actividad de reconocido barajador. Corría el año 1904, y el propio Gardel lo acompañó y le presentó a sus familiares. Al regresar a Buenos Aires, Constancio Traverso empezó a relacionarlo: por su mediación cantó en una fiesta de Villanueva y también en los comités políticos de Laferrere y hasta en La Boca.

En ese tiempo, Traverso formó pareja con Amanda Escayola y un año después pasaron a residir en Montevideo, acompañados de Manuela. En la capital tuvo varias casas de juego. Murió en Santa Ana du Livramento, límite con Rivera, en 1921, a los 47 años. Cuando Amanda se desvinculó de Traverso, se casó con el actor español Ricardo león, instalándose en Barcelona. Ya en el apogeo de su carrera, cada vez que Gardel viajaba a España, iba a visitar a su prima.
La vinculación de Traverso con Amanda Escayola hállase documentada en el expediente formado en el Juzgado del Crimen Nº 5 de Montevideo, a propósito del hecho ocurrido en la casa de la calle Colón217,, habitada desde 1906 por Amanda y Manuela Escayola. Entre los declarantes figura: Federico Alario, de Tacuarembó, La cita judicial provocó la comparecencia del que resultó ser: José Traverso, argentino, de 33 años (noviembre de 1906) con dos años de residencia en el Uruguay. De modo que habría venido en 1904, año de las referidas elecciones argentinas.

Pablo dijo...

Era muy macho el Morocho
Y sus amigos ¡pesados!!!
Por eso le metieron una bala en el pulmón.

Pablo

Convalecencia de Carlos Gardel en Tacuarembó en 1915 dijo...

Convalecencia de Carlos Gardel en Tacuarembó en 1915, cuando fue herido de bala.
Mensaje Armando el Sáb Dic 18, 2010 6:27 pm

Recordemos lo dicho por Nelson Bayardo al respecto, basado en declaraciones hechas a la prensa por Guibourg y que éste nunca desmintiera en vida.
“EDMUNDO GUIBOURG, ferviente contradictor de la historia uruguaya , reporteado por “El Diario” de Montevideo el 24 de Junio de 1985, VERIFICA LO OCURRIDO LUEGO DEL BALAZO:
“Cuando me entero voy a la asistencia pública, estoy con él en su convalecencia y lo acompaño a Montevideo a reponerse.”

Y es más explícito ante “Buenos Aires Tango”, en agosto de 1985:
“Lo acompañé durante su convalecencia (...) Luego se fue para Tacuarembó (Uruguay), donde se encontró con uno de los hermanos Traverso...”

Agreguemos a esto la declaración hecha por Edmundo Guibourg a la Revista Flash en 1985, cuando afirma frente al periodista Carlos Achaval:
«Sí, Gardel hace una escapada a Tacuarembó para la convalecencia. Allí, se encuentra con el hermano menor del caudillo Traverso, “Cielito Traverso”, que se había escapado de Buenos Aires porque había matado a un cajetilla en el Armenonville. Gardel se encuentra con “Cielito”, a quien conocía del comité, naturalmente. Pasa su convalecencia allá -aproximadamente un mes- lo cual explica el conocimiento con gente que puede prestarle ayuda para sacar ese documento falso en el que aparece como nacido en Tacuarembó.»

Si la revista Tribuna publicó los días 13 y 14 de diciembre de 1915 que Gardel estaría en condiciones de volver a cantar en una semana, significa que la entrevista fue hecha uno o dos días antes de esa fecha y Gardel tendría entonces como mínimo 22 días (aproximadamente un mes) para hacerse la “escapada“ a Tacuarembó y concluirla cantando en Montevideo el 3 de Enero de 1916.

El vespertino “la Razón”, el día 14-12-1915 dice:
“la dirección del hospital Ramos Mejía informó al Juez de Instrucción doctor Newton, que el estado de Gardel ha mejorado notablemente”.

Suponiendo que Gardel haya permanecido una semana en Buenos Aires hasta que los facultativos lo autorizaran a viajar, estaríamos a 19–12-1915, y, dada su rápida recuperación, es posible que haya viajado antes de una semana. (En esa época, también en Montevideo y Tacuarembó había buenos facultativos).
Desde esa fecha hasta su presentación en Montevideo el 3-01-1916 hay 14 días.

Desde fines de 1800, los vapores de la carrera zarpaban desde la Dársena Sur del puerto de Buenos Aires a la hora 19. Inmediatamente se servía la cena y más tarde, entre las 22 y las 23, té con bizcochos ingleses. Al día siguiente, entre las seis y las ocho se servía el desayuno.
The Argentine Navigation Co. (Nicolás Mihanovich) mandó construir en los astilleros británicos Cammell Laird los vapores “Ciudad de Montevideo” y “Ciudad de Buenos Aires”, los primeros barcos a turbina que navegaron el Río de la Plata. En reemplazo del “Venus y Eolo”, AMBOS SE INCORPORARON A LA TRAVESÍA ENTRE LAS CAPITALES EN 1915.
El vapor “Ciudad de Montevideo” salía del puerto de Buenos Aires los días pares a las 22 horas y del de Montevideo los días impares también a las 22 horas alternándose con el Vapor “Ciudad de Buenos Aires”. Llegaban a destino a las 7 de la mañana del día siguiente, es decir que hacían 9 horas de navegación.

Martina Iñiguez dijo...

En una carátula de “El Avisador Fluvial” de 1920 se lee que las tarifas de los vapores en primera clase eran entonces: $35 m/n en Buenos Aires y $16.30 o/uruguayo en Montevideo.
Los pasajeros que descendían del barco en Montevideo tomaban el tren que estaba aguardándolos a pocos metros de ese lugar hacia el interior del país.
Lo que significa que llegar a Tacuarembó requería escasamente 20 horas de agradable viaje en cómodos camarotes de barco y/o de tren.La estación de ferrocarril de Tacuarembó fue inaugurada en 1891.

En el comienzo del capítulo referido a 1916, Miguel Angel Morena dice:
“Después de un necesario período de descanso, Gardel, sintiéndose físicamente restablecido reanuda su actividad profesional.”

Teniendo en cuenta que Carlos Gardel hace su rentrée en Montevideo y no en Buenos Aires, tuvo tiempo entonces para compartir sobrados 12 días de convalecencia con sus amigos tacuaremboenses en la Estancia “La Rosada” de Valle Edén del Sr. Pedro Etchegaray, en el paraje “Los Rosanos”, tal como afirman varios testigos insospechables. Afirmaciones éstas que, si bien fueron orales, adquieren veracidad al encabalgarlas a los hechos documentados.
A Valle Edén, que está a unos 15 km. al sudoeste de la capital departamental, el tren llega antes que a Tacuarembó.

Martina Iñiguez

Onetti acerca de la muerte de Gardel dijo...

Onetti acerca de la muerte de Gardel

"Ahora ni siquiera puedo fijar los ojos en tus retratos –estoy pensando que jamás nos despedimos– pues temo demasiado verte descolorirte, hacerte traslúcido, disolverte en el aire marinero de una tarde cualquiera, desprendiéndote de la retícula fotográfica como cáscara seca…
En un sueño te he vivido desde arrabales y conventillos, tanto deseo impuro y mentido entre densos humos flavos y cárdenos, ha sido una tarafada inocente, extraviada la pasión del tiempo ido entre notas quejumbrosas, rotos y secos violines sin oír las campanadas puntuales del destino, ñaque sin dueño, maloliente porvenir, no me queda ni siquiera el eco de tu voz, eso que tuvieron –tendrán– todos, para mí lo más impersonal de tu ser, en el hueco húmedo de tus zapatos aún calientes sólo veo el fogonazo de la gloria, un ínfimo instante para no tenerte”.
Juan Carlos Onetti